Autor: Territorio

Colima, Col.- Fundador y dirigente permanente del Partido del Trabajo en Colima, el senador Joel Padilla Peña y un pequeño grupo de personas se han beneficiado durante varios años del funcionamiento de los Centros de Desarrollo Infantil (Cendi), a través de los cuales se recibe dinero público y a la vez se cobra a los padres de familia, condicionándoles la atención al pago de las cuotas.

De la misma manera, los familiares de los menores y los trabajadores de esos centros son utilizados para realizar movilizaciones políticas para exigir al gobierno la asignación de más recursos.

Un usuario de los Cendi denunció ante TERRITORIO que en este inicio de cursos no se habían entregado los libros de texto gratuitos a los niños cuyos padres no habían pagado la cuota, a pesar de que se trata de una herramienta fundamental para la formación de los alumnos y de que la Secretaría de Educación Pública entrega de manera gratuita.

Dijo que los Cendi reciben del gobierno federal cada año cientos de millones de pesos para otorgar el servicio, mientras que los padres de familia y los maestros son obligados a ir a marchar para que les den más dinero, a pesar de que también cobran por la inscripción y las colegiaturas.

Desde hace al menos una década los Cendi han recibido recursos públicos para su funcionamiento, pero aun así han cobrado colegiaturas e inscripciones a los padres de familia.

Por ejemplo, en mayo de 2010, los integrantes de la LVI Legislatura de Colima apoyaron al PT realizando un exhorto a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a la Secretaría de Educación Pública, a la Auditoría Superior de la Federación y a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión para que coadyuvaran en la radicación de recursos aprobados para los Centros de Desarrollo Infantil (Cendi) del Estado de Colima, dentro del rubro de Fortalecimiento de la Educación Temprana y el Desarrollo Infantil.

Hicieron notar que para los ejercicios 2009 y 2010 los legisladores aprobaron los montos de 600 millones y 500 millones de pesos, respectivamente, dentro de un paquete nacional de cuyos montos correspondían a Colima 50 millones de pesos, que hasta ese momento no habían sido radicados para solventar las necesidades de los Cendi.

Según el documento del Congreso, esa demora había originado graves problemas en todas las direcciones de las actividades de los centros de desarrollo infantil, por ejemplo, la falta de ingresos para todos los colaboradores de esas instituciones, además de la parálisis de los proyectos de construcción, compra de mobiliario y material didáctico, así como el pago a proveedores que no se había podido solventar.

En 2017, la Auditoría Superior de la Federación exhibió irregularidades en el manejo de los recursos por 85 millones de pesos asignados en 2014 a los Cendi de Colima.

Al respecto, los Cendi Tierra y Libertad de Colima, operados por el Instituto de Educación Inicial en el Estado, organismo público descentralizado, mismo que es auditado año con año, aseguraron que han hecho desde 12 años antes que nació el proyecto, un uso adecuado de los recursos con los que operan dichos centros.

Aceptaron que, en este contexto, en el año 2015, la Auditoría Superior de la Federación realizó la auditoría del ejercicio 2014 e hizo observaciones requiriendo mayor documentación, por lo que el Instituto de Educación Inicial entregó la documentación correspondiente a la Contraloría del Estado, quien a su vez los remitió al órgano superior de fiscalización.

“De esta forma, el Instituto de Educación Inicial, proporciona toda la documentación pertinente que da justificación a los gastos observados, comprobando la aplicación de los recursos federales por 85 millones de pesos, atendiendo de esta forma, dichas observaciones. Con este cumplimiento, los Cendi ‘Tierra y libertad’ de Colima prueban que no existe daño a la hacienda pública federal”.

En enero de 2019, Joel Padilla Peña aceptó que en este año se lograrían recursos directamente del presupuesto federal para los Cendi de todo el país, pues hay 28 centros educativos en 18 entidades federativas, desde educación inicial, preescolar, primaria y secundaria, y en algunos casos hasta bachillerato, como en Durango y Michoacán.

Detalló que se está dando forma a un subsistema a nivel nacional, dentro del que se creará una Dirección General de Cendi y direcciones en cada entidad. Refirió que la intención es que ese programa, que lo adopta ya la Secretaría de Educación Pública federal, pueda ampliar su cobertura nacional.

“Entonces nuestras educadoras, asistentes, todo el personal administrativo y de servicios que colabora en los Centros de Desarrollo Infantil, tendrá ya la certidumbre de una plaza basificada, en la cual tendrán su presupuesto permanente, que no estará sujeta a que un gobernador quiera o no quiera, o a que a un diputado federal se le ocurra o no aprobar el presupuesto federal, el presupuesto para este año o el próximo, eso se acabó”.

No Hay Más Artículos