Manzanillo, Colima, a 03 de diciembre de 2019.

Las y los periodistas de Manzanillo, así como de las personas que ejercen su libertad de expresión a través de los diferentes medios de comunicación, plataformas digitales y/o redes sociales; condenamos y rechazamos enérgicamente los señalamientos y descalificaciones que la presidenta municipal de Manzanillo, Griselda Martínez Martínez, ha lanzado contra el gremio periodístico de manera reciente; siendo la primera alcaldesa en la historia del estado de Colima, en desprestigiar a los medios, algunos con décadas de servicio y prestigio.

A pesar de las denuncias que los periodistas de Manzanillo han interpuesto ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos:  el primero es el Exp. No. CDHEC/188/2019 y el segundo Exp. No. CDHEC/268/2019; este última con fecha del 06 de junio del año en curso. Cabe señalar que se interpuso un amparo en el juzgado segundo de distrito del estado de colima, Exp. No. 332/2019; dando el fallo el juez a favor de un periodista de Manzanillo, porque la presidenta municipal, Griselda Martínez violó el Artículo octavo de la Carta Magna; a pesar de ella, la presidente municipal de Manzanillo presentó ante el congreso del estado de Colima, el gobierno estatal, seguridad pública, Instituto de la Mujer y hasta la Fiscalía General del Estado de Colima, una queja que argumenta ser víctima de “Violencia Política de Género” por parte de periodistas y usuarios de las redes sociales (Facebook) por criticarla, cuestionarla y utilizar calificativos que ella considera como agresión a su persona, documento suscrito con fecha del 26 de noviembre del presente año.

Además de denuncias que los periodistas presentaron ante la CDHEC se presentaron otras quejas ante la Comisión General para la Protección Integral del Ejercicio Periodístico (COPIP) del estado de Colima, con fecha del 01 de agosto del 2019, por las declaraciones y acusaciones de la alcaldesa Griselda Martínez, en detrimento de la labor de la prensa.

A pesar de lo anterior, los periodistas que presentamos la queja ante la CDHEC continuamos pacientemente en la espera de una respuesta; sin embargo, la alcaldesa presentó un documento ante las instancias antes mencionadas, exigiendo que “se investigue, documenten, prevengan, erradiquen, se deslinden responsabilidades, y en su caso se CASTIGUE a los responsables de la violencia política de género de la que he sido víctima y que se ha ido intensificando con el paso de los meses del gobierno municipal que encabezo” (sic). Documento que pone vulnera la seguridad de los periodistas, el derecho a la libertad de expresión y el ejercicio periodístico.

Con lo anterior, el gremio periodístico de Manzanillo, rechazamos enérgicamente los señalamientos que generaliza a todos, incluyendo actores políticos y funcionarios públicos que autoritariamente autocalifica como sus adversarios que, independientemente de su representatividad social, considera violencia hacia su persona cuando se comenta contrario a lo que expresa, se le cuestione o señale.

El periodismo no se basa en hablar “bien” de las acciones de un gobierno que no permite ser cuestionado, como es el caso de la presidenta municipal Griselda Martínez que a través de su equipo de comunicación social ha coartado a la prensa, y pruebas se tienen; también los periodistas han sido víctimas de calificativos de simpatizantes de la alcaldesa, denostando a los periodistas que trabajan todos los días en un ambiente hostil, vulnerable y de repudio, para llevar el sustento a su familia acosados y victimizados por ataques sin fundamentos.

Pedimos a las autoridades correspondientes: a la COPIP, a la CDHEC, al Congreso del Estado y a la Fiscalía General del Estado de Colima, atender e intervenir en DEFENSA de la LIBERTAD DE EXPRESIÓN que constata en los artículos 6,7 y 19 de la Constitución, y se RESPETE el Decreto No. 552 que manifiesta la Ley para la Protección Integral del Ejercicio Periodístico para el Estado de Colima, en los artículos 6, 7, 8 y 9.

La organización mundial Reporteros Sin Fronteras, recientemente expuso que México ocupa el primer lugar en América Latina, como el país más peligroso para ejercer el periodismo.  Hasta el momento, han asesinado a siete periodistas en lo que va del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que se suman a los 47 registrados en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Por tanto, condenamos enérgicamente las descalificaciones a periodistas, pues generan ambientes hostiles, que pueden interpretarse como permiso para agredir a la prensa. ¡No a la Censura! ¡No a la represión! ¡No a la revictimización del opresor! ¡viva la Libertad de Expresión

No Hay Más Artículos